“El instante que precede a una traducción es pórtico de lo poético. El traductor que se prepara para llevar a cabo su tarea debe gozar en ejercicio de su pasión, […] más aún, debe sentirse en el umbral del trabajo solo con su pasión, envuelto en su pasión, pues, de lo contrario, no podrá enfrentarse a esas dos lenguas que lo invitan a pensar, a decir. Pensar es gozar de la plenitud de la plenitud. Decir señala la solemnidad de un compromiso. Entonces, en el acto de traducir, el traductor también se traduce. Todo su cuerpo está hecho de palabras”. Alicia María Zorrilla

Traducciones:

  • Ciencias Sociales
  • Científicas
  • Contables
  • Corporativas
  • Derechos Humanos
  • Documentación personal
  • Económico-Financieras
  • Legales
  • Material para educación
  • Medios de comunicación
  • Técnicas
  • Turismo